En personas mayores

La alimentación en las personas mayores juega un papel fundamental en el mantenimiento del organismo, cuyos procesos anabólicos se encuentran mermados por la edad. Con los años se produce una disminución progresiva de los mecanismos homeostáticos que contribuyen a mantener el balance hídrico, haciendo más fácil la deshidratación. Algunas personas de edad avanzada manifiestan un insuficiente sentido de la sed, pasando demasiado tiempo sin ingerir líquido.

La cerveza sin alcohol puede ser una bebida de elección en este periodo, pues además de ser altamente hidratante, contiene potasio (de 200 a 450 mg/l) y es pobre en sodio, por lo que puede ser una opción muy recomendable en cualquier dieta hiposódica y especialmente en personas con hipertensión.