“Los bebedores moderados de cerveza siguen el patrón alimentario de la Dieta Mediterránea”

aldia_31

OCTUBRE 2010

[divider]

Según el estudio “Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular”

Cerveza y frutasEl consumo moderado de cerveza puede producir efectos positivos en relación a las enfermedades cardiovasculares y se incluye en el patrón alimentario de la Dieta Mediterránea. Estas son las principales conclusiones del estudio Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular, realizado por varias instituciones, como el Hospital Clínic y la Universidad de Barcelona. La investigación también pone de manifiesto que la ingesta de ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio es superior y presentan una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, así como un índice de masa corporal inferior.

Este estudio, que se enmarca dentro del estudio PREDIMED, ha utilizado una muestra de 1.249 participantes con un elevado riesgo vascular, y ha analizado la relación entre consumo moderado de cerveza, factores de riesgo cardiovascular, patrón de alimentación y actividad física. Según el Dr. Ramón Estruch, coautor del estudio “los bebedores moderados de cerveza manifestaron consumir una mayor cantidad de verduras, legumbres, pescado, cereales y aceite de oliva, todos estos productos ligados a la Dieta Mediterránea, y aseguraron realizar mayor actividad física”.

Por otra parte, el estudio ha constatado que el patrón alimentario próximo a la Dieta Mediterránea tradicional que manifestaron los consumidores habituales de cerveza dista mucho del patrón observado en el mundo anglosajón, en el que los consumidores de cerveza suelen tomar productos menos saludables.

Las personas que consumían cerveza de forma moderada presentaban una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, así como unas cifras de HDLcolesterol mayores

La investigación también ha comprobado que los participantes que consumían cerveza de forma moderada referían un consumo más elevado de proteínas y carbohidratos (incluida la fibra) que los no bebedores, mientras que el consumo de grasa era el mismo. Además, los consumidores de cerveza tomaban una cantidad significativamente superior de ácido fólico, vitaminas B, E y D, así como hierro y calcio, puesto que esta bebida fermentada es rica en estos componentes.

Asimismo, los consumidores moderados de cerveza presentaron un índice de masa corporal menor que los no bebedores, sin que se hallaran diferencias en el perímetro de la cintura como medida de la obesidad visceral.

El estudio “Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular” también ha puesto de manifiesto que las personas que consumían cerveza habitualmente de forma moderada presentaban una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión factores de riesgo en la enfermedad cardiovascular, así como unas cifras de HDLcolesterol mayores que los no bebedores.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter-31/” ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2012/08/newsletter_31.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]