El consumo moderado de cerveza puede estar presente en el tratamiento dietético del obeso.

aldia_33

ABRIL 2011
[divider]

Según un documento elaborado por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad.

2 ejemplares del documento elaborado por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad.La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y el Centro de Información Cerveza y Salud han puesto en marcha una campaña informativa dirigida a profesionales de la salud y pacientes, en la que se dará a conocer el papel del consumo moderado de cerveza en una dieta dirigida a personas con obesidad. La información se difundirá a través de los servicios de endocrinología de los principales hospitales españoles.

El Dr. Manuel Gargallo, de la Sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Torre de Madrid, y coautor de los materiales, explica que “a través de estos manuales, se intentan transmitir al paciente pautas que le permitan mantener el hábito del consumo moderado de bebidas fermentadas sin que, por ello, se comprometa el tratamiento de su obesidad”.

Asimismo, el Dr. Gargallo indica que “la piedra angular del tratamiento del obeso es la modificación del estilo de vida (alimentación y actividad física), pero debe estar siempre dentro de unas metas realistas y asumibles para el paciente. En este sentido, la prohibición absoluta de bebidas fermentadas basada en el aporte calórico es poco sostenible para la mayoría de los obesos españoles”.

El aporte calórico de la cerveza oscila en torno a las 45 kcal/100 mL de la cerveza tradicional y las 17kcal/100 mL de la cerveza sin alcohol

Cabe señalar que el aporte calórico de la cerveza oscila en torno a las 45 kcal/100 mL de la cerveza tradicional y las 17kcal/100 mL de la cerveza sin alcohol. La cerveza contiene otros compuestos como proteínas y carbohidratos, pero carece de cualquier tipo de lípido.

Entre las recomendaciones dirigidas a las personas en tratamiento dietético, se aconseja mantener siempre el consumo de cerveza dentro de lo que se define como moderado (2 ó 3 cervezas al día para los hombres y 1 ó 2 para las mujeres), tomarla tras haber calmado la sed con una bebida no calórica (agua o infusión), intentar sustituirla en la mayoría de los casos por cerveza sin alcohol, ofrecer unas pautas de intercambio calórico para cuando se consuma esta bebida y controlar el aporte de productos hipercalóricos.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter-33/” ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2012/08/CERVEZA-boletin-33_99.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]