Expertos españoles protagonizan el VI European Beer & Health Symposium.

aldia_35

FEBRERO 2012

[divider]

Especialistas europeos en medicina, nutrición y alimentación se han reunido recientemente en Bruselas para presentar las últimas investigaciones sobre los posibles beneficios del consumo moderado de cerveza para la salud humana.

Especialistas europeos en medicina, nutrición y alimentación se han reunido recientemente en Bruselas para presentar las últimas investigaciones sobre los posibles beneficios del consumo moderado de cerveza para la salud humana. La Biblioteca Solvay de la ciudad belga acogió el VI Beer & Health Simposium, en el que participaron once profesionales internacionales, tres de ellos españoles.

Durante el simposio, organizado por Brewers of Europe, los ponentes se hicieron eco de las evidencias científicas que avalan el posible efecto positivo del consumo moderado de bebidas fermentadas en relación con la salud cardiovascular, la salud ósea, la salud neuronal, la obesidad, la recuperación del metabolismo del deportista o los efectos de la cerveza sin alcohol sobre la calidad de la leche materna.

Asistentes del VI Beer & Health SimposiumEl Dr. Ramón Estruch, Consultor del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, ofreció la conferencia de apertura en la que analizó el papel de las bebidas fermentadas, particularmente la cerveza y el vino, en el contexto de una dieta saludable como es la Dieta Mediterránea. En este sentido, el Dr. Estruch señaló que “el aceite de oliva, el trigo y las bebidas fermentadas desempeñan un papel importante en esta dieta, junto con la fruta y las verduras, el grano, las nueces, los productos lácteos y el pescado”. Como conclusión, el Dr. Estruch advirtió que el olvido de la Dieta Mediterránea, recientemente declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad por la UNESCO“podría traer consecuencias desastrosas para nuestra salud, nuestra agricultura y nuestros paisajes”.

La cerveza sin alcohol y la leche materna

Por otro lado, la Dra. Teresa Hernández Aguilar, Pediatra de la Agencia de Salud Valenciana, fue la encargada de exponer las principales conclusiones que se extraen del estudio “Efecto de la cerveza sin alcohol sobre la leche materna”. Así, la Dra. Hernández explicó que se determinó la capacidad antioxidante de la leche materna en tres momentos diferentes de la lactancia, en función de su estado madurativo: al inicio (leche calostral), transcurridos 15 días (leche transacional) y pasados 30 días (leche madura); y añadió que se observó “una disminución de la actividad antioxidante a medida que la leche humana va madurando; sin embargo, en el caso de las madres que habían suplementado su dieta con cerveza sin alcohol, ese descenso era menor y más lentamente progresivo”.

El estudio, realizado por el Departamento de Pediatría, Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Valencia y por el equipo de investigación del Hospital Doctor Peset de la misma ciudad, concluye que las madres que siguieron una dieta suplementada con cerveza sin alcohol pueden presentar un menor daño en la oxidación celular, así como un aumento antioxidante, tanto en los niveles de sangre como en los de orina.

La cerveza tras el ejercicio

Por su parte, otro de los representantes españoles en el Simposio, el Prof. Manuel Castillo Garzón, de la Universidad de Granada, centró su intervención en el análisis del consumo moderado de cerveza en la dieta de los deportistas. El profesor expuso las principales conclusiones extraídas de su investigación “Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo del deportista”.

Este estudio concluye que consumir moderadamente esta bebida fermentada podría contribuir a mantener más altos los niveles de glucosa plasmática y a atenuar las respuestas hormonales de estrés, por su contenido enmaltodextrinas. Estos carbohidratos, presentes en la cerveza, son de gran interés para la nutrición del deportista, ya que se metabolizan lentamente liberando unidades de glucosa que pasan progresivamente a la sangre, dando lugar a concentraciones de glucosa en plasma menos elevadas y más extendidas.

Además, el Prof. Castillo concluyó que “el consumo moderado de cerveza, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol, tras realizar ejercicio físico en condiciones de elevada temperatura ambiental y abundante transpiración, permitiría recuperar las pérdidas hídricas en medidas similares al agua.

Obesidad, salud ósea y salud cardiovascular y su relación con la ceveza

Asimismo, otros investigadores de distintos países europeos tomaron parte en el simposio. El consumo moderado de cerveza y su relación con el peso corporal fue el tema expuesto por el Dr. Arne Vernon Astrup, director del departamento de Nutrición Humana de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Copenhague.

Dr. Manuel Castillo Garzón
El Dr. Manuel Castillo Garzón

El Dr. Vernon concluyó que no hay evidencias científicas que apoyen la relación del consumo moderado de cerveza y el aumento del peso corporal, y añadió que los factores que influirían en la denominada barriga cervecera serían la edad, el tabaquismo, la falta de actividad física o el estrés mental, entre otros”.

Por otro lado, el Dr. Henk Hendriks, director de proyecto senior sobre Fisiología Humana en el TNO de Zeist, centró su exposición en la salud cardiovascular. Además de explicar que el consumo moderado de cerveza se ha asociado a una menor incidencia de enfermedad cardiovascular, puntualizó que “esta asociación beneficiosa no sólo se observa en el ataque cardiaco, la enfermedad cardiovascular más común, sino también en otras como la enfermedad arterial periférica o la demencia”.

El Dr. Vincenzo Solfrizzi, investigador del Departamento de Geriatría de la Universidad de Bari, en relación a la influencia del consumo moderado de cerveza y otras bebidas alcohólicas sobre la salud cognitiva, síndromes demenciales o degenerativos, concluyó que “un consumo escaso o moderado, no sería dañino para la cognición y la demencia”. No obstante, el ponente añadió que, por el momento, “tampoco sería posible definir un nivel beneficioso específico”.

Completaron la lista de ponentes de esta sexta edición del European Beer & Health Symposium: el Dr. George Phillinskirk (director de la Academia de la Cerveza) con una intervención centrada en la milenaria historia de la cerveza; la Dra. Licia Lacoviello (Doctora en la Universidad de Leiden, Países Bajos) que explicó el papel de dicha bebida en la sinfonía alcohol y salud; el Dr. Jonathan J. Powell (director de estudios en MRC del Human Nutrition Reserch) que presentó los resultados de su investigación en torno al silicio contenido en la cerveza y su relación con la salud ósea y la Dra. Nahoum-Grappe (antropóloga e investigadora en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de Francia) que analizó la influencia de las ciencias sociales en el consumo de alcohol. (Más información en www.beerandhealth.eu)

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter-no-35/” ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2012/08/35.Cerveza_y-salud_boletin_35_106.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]