Bebidas fermentadas: placer y salud para docentes de hostelería y nutrición.

titulo_aldia_36

JUNIO 2012

[divider]

I Jornada sobre Bebidas Fermentadas dirigida a profesores de Estudios Superiores y Formación Profesional, organizada por la Cátedra Extraordinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

La I Jornada sobre Bebidas Fermentadas dirigida a profesores de Estudios Superiores y Formación Profesional de hostelería y nutrición, organizada por la Cátedra Extraordinaria de Bebidas Fermentadas de la Universidad Complutense de Madrid, tuvo como objetivo formar a los docentes sobre los mitos y verdades de bebidas como la cerveza. Las ponencias, a las que asistieron más de 80 profesionales, se celebraron en la Real Academia de Farmacia.

El Prof. Dr. César Nombela, Catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid y Director de la Cátedra, inauguró la sesión afirmando que “el profesional de la hostelería domina las variedades de vino, cerveza o sidra que mejor maridan con cada plato, pero desconoce las propiedades saludables que pueden tener estas bebidas. Con esta jornada queremos mostrar que una copa de cerveza o vino, además de un placer para el paladar, esconde numerosos nutrientes como vitaminas, minerales y antioxidantes naturales necesarios para nuestro organismo”.

Plano general de un grupo de personas tomando cervezas en un barLas bebidas fermentadas forman parte de la Dieta Mediterránea, recientemente declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Así, el Dr. Ramón Estruch, Consultor Senior del Servicio de Medicina Interna en el Hospital Clínic de Barcelona, mostró los resultados del Estudio PREDIMED (Estudio de Prevención con Dieta Mediterránea), señalando que el patrón alimentario de los consumidores moderados de cerveza es más próximo a la Dieta Mediterránea que el de los no consumidores de esta bebida fermentadaAdemás, la ingesta de ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio es superior y presentan una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, así como un índice de masa corporal inferior”.

Por su parte, el Prof. Dr. Manuel Castillo-Garzón, Catedrático de Fisiología Médica de la Facultad de Medicina de Granada, habló sobre la cerveza sin alcohol y el consumo moderado de cerveza tradicional, recordando que “el consumo moderado de cerveza, vino o sidra, preferiblemente acompañado de alimentos, es positivo por sus efectos fisiológicos, psicológicos y sociológicos”.

Las evidencias científicas en torno a la cerveza sin alcohol fueron el tema central de la ponencia del Prof. Jesús Román Martínez, Presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias y de la Alimentación, quien la definió como “una bebida cuyo valor energético es bajo, con vitaminas entre las que destaca el ácido fólico, un compuesto básico en la dieta de las mujeres en periodo de gestación o lactancia”. Asimismo, subrayó que la cerveza sin alcohol también puede acompañar la dieta de las personas que padecen hipertensión arterial, “puesto que un botellín de cerveza “sin” al día aporta 10 mg de calcio, potasio y muy poco sodio”.

Las armonías gastronómicas con bebidas fermentadas pusieron el punto y final a la jornada con la intervención de Juan Muñoz, Profesor Internacional de Sumillería. “Existe un universo de variedades de bebidas fermentadas que presentan excelentes armonías con todas las gamas de alimentos. La clave está en los ingredientes, textura…del bocado para valorar qué variedad de cada una de las bebidas puede combinar”, afirmó.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter-no-36/” ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2012/08/CICS-boletin-36_107.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]