“El consumo moderado de cerveza, incluido en la Dieta Mediterránea, resulta beneficioso en el tratamiento del hipertenso”

Newsletter nº 41

al día
Octubre 2013

[divider]

news41_int3El Dr. José Antonio García Donaire, especialista en Nefrología y miembro de la Sociedad Española de Hipertensión, ha presentado la guía “Consumo de cerveza en el paciente con hipertensión arterial”, en la que se informa al especialista y al paciente del papel del consumo moderado de cerveza en el hipertenso.

¿Cuáles son las conclusiones de la guía “Consumo moderado de cerveza en el paciente con hipertensión arterial”?

La guía concluye que, a la luz de las evidencias científicas más relevantes, el consumo moderado de cerveza, incluido en la Dieta Mediterránea, resulta beneficioso en el tratamiento del hipertenso. Asimismo, se relaciona de forma directa con el consumo moderado de cerveza, tanto la prevención del desarrollo de la hipertensión arterial como un beneficio a nivel cardiovascular.

¿Cuáles son los efectos del consumo moderado de cerveza en el paciente hipertenso?

Si bien son precisos un mayor número de estudios para aumentar las evidencias científicas, los pacientes hipertensos con un hábito nutricional saludable que incluyen un consumo moderado diario de cerveza presentan unas cifras más bajas de presión arterial. También se benefician de otros beneficios a nivel vascular y de control del resto de factores de riesgo cardiovascular, situación clave para el pronóstico de esta población de pacientes.

¿Por qué el consumo moderado de cerveza puede estar incluido en las dietas hiposódicas?

[pullquote]“Los pacientes hipertensos con un hábito nutricional saludable que incluye un consumo moderado diario de cerveza presentan unas cifras más bajas de presión arterial”[/pullquote]

Por su bajo contenido en sodio. Esto adquiere especial importancia debido a que la reducción de este mineral en la dieta está relacionado con un mejor control de la presión arterial, la sintomatología relacionada con la retención hidrosalina e incluso el número de fármacos que toma el hipertenso.

¿Qué consejos nutricionales daría a los pacientes hipertensos?

El paciente hipertenso debe tener un equilibrio nutricional estricto tanto en el contenido como en el total de kilocalorías. Es esencial hacer un abordaje integral de su situación nutricional en función del control de su hipertensión arterial y del resto de factores de riesgo cardiovascular (diabetes, dislipemia, obesidad…). Está ampliamente documentado cómo un equilibrio nutricional mejora el control de la patología. En general, se debe insistir en la reducción de sodio y el aumento de potasio dietético, la ingesta regular de frutas, verduras y cereales y seguir una dieta mediterránea. El consumo moderado de cerveza puede incluirse entre aquellos pacientes que lo tengan por hábito.

¿Cuál es la prevalencia de pacientes hipertensos en España?

Si bien resulta complicado conocer el dato exacto por ser una patología asintomática, la prevalencia de hipertensión arterial en España se estima en torno a un 35%, aunque llega al 40% en edades medias y al 68% en mayores de 65 años, afectando a más de 14 millones de personas. Debido al envejecimiento poblacional, se prevé un crecimiento del número de hipertensos en los próximos años.

¿Cuáles son los problemas de salud asociados a la hipertensión?

La hipertensión arterial suele cursar de forma asintomática, por lo que no es infrecuente que en el momento del diagnóstico ya se detecte alguna patología vascular asociada. Por esta razón, resulta clave la prevención mediante la medición periódica de la presión arterial desde la infancia y adolescencia. La hipertensión mal controlada se relaciona con patología cardiaca, cerebrovascular, renal y vascular periférica, que conforman la primera causa de muerte y discapacidad grave en los países con estilo de vida occidental.

El consumo moderado de alcohol, ¿es perjudicial para el paciente hipertenso?

El consumo excesivo de alcohol está relacionado de forma clara y concluyente con un aumento de riesgo de complicaciones, especialmente de patología cerebrovascular; mientras que el consumo moderado aporta un beneficio en cuanto a la reducción del desarrollo de factores de riesgo vascular, lo que favorece el control del paciente hipertenso. Este beneficio es superior en general al compararlo con los pacientes abstemios. En el caso concreto de la cerveza, además de la pequeña cantidad de alcohol, se aportan otros nutrientes y antioxidantes que se relacionan con un mejor pronóstico vascular en el paciente hipertenso.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter/newsletter-todos/newsletter-no-41″ ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2015/02/newsletter_41.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]