La cerveza, por su alto contenido en polifenoles, podría tener un efecto positivo sobre la salud ósea

Newsletter nº 44

al día
Junio 2014

[divider]

Estudio incluido en la Monografía científica del IV Simposio Internacional de la Cerveza

La Monografía científica del IV Simposio Internacional de la Cerveza, que recoge las principales conclusiones de los últimos estudios relacionados con los efectos del consumo moderado de cerveza en la salud humana, incluye la revisión bibliográfica “Acción de la cerveza sobre el hueso” realizada por el Dr. Manuel Díaz Curiel, Presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO). En la misma se examinan las evidencias científicas recogidas a nivel nacional e internacional en torno a la relación del consumo moderado de cerveza con la salud ósea. El análisis ha demostrado que diversos compuestos presentes en la cerveza, como el silicio y los polifenoles, podrían ser beneficiosos tanto en el metabolismo como en la masa ósea.

El consumo moderado de cerveza, bebida rica en polifenoles y silicio, podría tener un efecto positivo sobre la densidad mineral ósea favoreciendo el incremento de la misma

La monografía dedica, por tanto, un epígrafe a la revisión del Dr. Díaz Curiel sobre las enfermedades de tipo óseo y al papel que podría tener un consumo moderado de cerveza en la dieta de pacientes susceptibles de desarrollar dichas patologías. Así, se señala que la osteoporosis es la enfermedad ósea más frecuente en el ser humano y se caracteriza por la pérdida de masa ósea, la cual provoca una debilitación en el hueso, aumentando la probabilidad de sufrir una fractura. Puede desarrollarse debido a causas diversas como la genética de la persona que la padece o factores hormonales que suponen la pérdida de hueso. Además, una dieta inadecuada que no aporte la ingesta de calcio y vitamina D necesarias, así como el tabaco, el consumo excesivo de alcohol y la falta de ejercicio físico, pueden tener consecuencias significativas sobre la pérdida de hueso.

Nutrición, cerveza y salud ósea

Si bien sabemos que el alcohol consumido de manera excesiva puede suponer un importante factor de riesgo para la aparición de patologías óseas, un consumo moderado de cerveza puede resultar beneficioso por los compuestos contenidos en dicha bebida. Esto se debe a que la cerveza es una bebida fermentada de baja graduación alcohólica, elaborada a partir de elementos naturales (agua, cebada y lúpulo) que posee un bajo contenido calórico. De dichos ingredientes se desprenden nutrientes de interés para el organismo como vitaminas del grupo B y minerales. Asimismo, esta bebida contiene silicio, polifenoles y fitoestrógenos.

En primer lugar, el silicio es un elemento contenido en la cerveza que parece actuar como un factor determinante en news43_int3la formación y regeneración de masa ósea ya que aumenta la proliferación osteoblástica, la síntesis del componente extracelular del hueso y la actividad de los marcadores propios de las células que forman el hueso, como la fosfatasa alcalina y la osteocalcina. Su ingesta, que suele realizarse en forma de ácido ortosicílico, oscila en la mayor parte de los países occidentales entre 20 y 50 mg/día, ya sea a partir de alimentos sólidos como los cereales o mediante bebidas como la cerveza, cuyo origen cereal es popularmente conocido. El contenido medio de silicio en la cerveza es de 30 mg/litro, por lo que una ingesta moderada de la misma (entre dos y tres cervezas al día) supondría la ingesta de 15 mg de este nutriente. Además, el lúpulo, componente habitual de las cervezas, contiene más silicio que el cereal, contribuyendo de esta forma a un mayor aporte de este nutriente.

En segundo lugar, los polifenoles son antioxidantes naturales que se encuentran en bebidas con bajo contenido alcohólico, como es el caso de las bebidas fermentadas como la cerveza o el vino. Dichos antioxidantes poseen un papel estrogénico y parecen tener un efecto antirreabsortivo que se relaciona con un efecto positivo sobre el hueso.

Por último, los fitoestrógenos, contenidos a su vez en la cerveza en mayor medida que en cualquier otro alimento (71μg/100g), son compuestos químicos que se encuentran en los alimentos de origen vegetal y que intervienen en procesos vitales como el crecimiento celular y el metabolismo.

Por todo ello, se concluye que el consumo moderado de cerveza, bebida rica en polifenoles y silicio, podría tener un efecto positivo sobre la densidad mineral ósea favoreciendo el incremento de la misma.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter/newsletter-todos/newsletter-no-44″ ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2015/02/newsletter_44.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]