Científicos españoles protagonistas del VII Simposio Europeo de Cerveza y Salud

Newsletter nº 46

al día
Diciembre 2014

[divider]
El Museo de Ciencias Naturales de Bruselas ha acogido la séptima edición del European Beer and Health Symposium, donde profesionales de la salud de la medicina, la nutrición y la dietética se han dado cita para news46_int2conocer las últimas evidencias científicas que relacionan el consumo moderado de cerveza con la salud humana. Las principales temáticas presentadas han sido la relación del consumo moderado de cerveza con la salud cardiovascular, la influencia de los polifenoles contenidos en esta bebida en la oxidación de las células o el mito de la barriga cervecera.

El simposio, que ha congregado a 160 expertos de 24 países europeos, ha tenido una amplia participación española. Ha sido presidido por el Dr. Ramón Estruch, consultor en medicina interna del Hospital Clìnic de Barcelona, y ha contado con la exposición de dos nuevas investigaciones españolas a cargo de la Dra. Lina Badimón, Directora del Centro de Investigación Cardiovascular (ICCC) y vicepresidenta de la Sociedad Española de Cardiología y de la Dra. Rosa Lamuela, del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona.

El Dr. Estruch ha comentado, “ha sido un verdadero honor presidir este simposio de ámbito europeo con un altísimo nivel científico y con investigación prometedora”.

Cerveza y salud cardiovascular

El European Beer and Health Symposium, presidido por el Dr. Ramón Estruch, ha congregado a 160 expertos de 24 países europeos y ha tenido una amplia participación española.

En lo que respecta a la salud cardiovascular, la Dra. Rosa Lamuela, del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, ha expuesto los resultados obtenidos en su estudio “Polyphenol intake and mortality risk: a re-analysis of the PREDIMED trial”, publicado recientemente en la revista BMC Medicine. Esta investigación concluye que la cerveza puede ser una buena fuente de polifenoles, que provienen de la malta y del lúpulo, y que pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y otras patologías crónicas, gracias a sus propiedades antioxidantes y a sus efectos beneficiosos sobre distintos marcadores como la presión arterial, los lípidos, la resistencia a la insulina o los biomarcadores inflamatorios.

En esa misma línea, la Dra. Lina Badimón, Directora del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC) y vicepresidenta de la Sociedad Española de Cardiología, ha presentado los resultados de su investigación “Intake of fermented beverages protect against acute myocardial injury: Target organ cardiac effects and vasculoprotective effects”, publicada en la revista de referencia internacional Basic Research of Cardiology, y que concluye que el consumo, de leve a moderado de cerveza, ya sea en su variedad tradicional como sin alcohol, puede favorecer los procesos de supervivencia celular y disminuir la lipotoxicidad miocárdica, lo que derivaría en una mejora del proceso de fibrosis reparativa del corazón dañado, en un menor tamaño de la cicatriz y una mejora en el funcionamiento cardíaco global.

El mito de la “barriga cervecera”

El mito de la barriga cervecera también se ha llevado a debate durante el Simposio a través de la ponencia de la Dra. Kathryn O’Sullivan, nutricionista de salud pública irlandesa, y doctora en medicina clínica por el Trinity College de Dublín. O’Sullivan ha comentado que el consumo moderado de cerveza puede formar parte de un estilo de vida saludable. Según sus investigaciones, no existe una base científica que corrobore la creencia popular de que el consumo moderado de cerveza aumenta el perímetro abdominal. Así, ha afirmado que si el consumo de bebidas con contenido alcohólico se hace de manera responsable, y especialmente en el caso de las bebidas fermentadas, no conduce necesariamente a un aumento de peso si se mantiene un equilibrio energético. En este sentido, ha intervenido también la Profª. Corina Zugravu, Directora del Departamento de Nutrición y Salud Ambiental de la Universidad Carol Davila de Medicina y Farmacia de Bucarest, quien ha dado a conocer los resultados de una investigación que ha estudiado los parámetros antropométricos de una población adulta que consumía cerveza de forma moderada, en la que se ha reiterado que no existe ningún tipo de relación significativa entre el aumento de obesidad abdominal y la ingesta moderada de cerveza.

Polifenoles en la salud humana

Por su parte, el Dr. Johannes Scherr, médico jefe y profesor del Departamento de Prevención, Rehabilitación y Medicina del Deporte del Hospital Técnico de Múnich, ha presentado los resultados de su investigación “Effects of micronutrients and secondary plants products (pholyphenols) on immune response”, por la que se concluye que los atletas que realizan un ejercicio prolongado y extenuante y que desarrollan una disfunción inmune transitoria propia del tipo de entrenamiento, podrían reducir dicha incidencia en las vías respiratorias al suplementar su dieta con frutas, verduras y cereales, ricos en compuestos fenólicos de origen natural debido a su poder antioxidante, antipatógeno y antiinflamatorio. En este sentido, los polifenoles encontrados en las bebidas fermentadas como la cerveza, el vino o la sidra, podrían tener efectos protectores en la salud de los atletas. Concretamente, el Dr. Scherr ha hecho referencia a la variedad de la cerveza sin alcohol, señalando que podría reducir la inflamación y las infecciones de las vías respiratorias superiores.

Por último, profesionales de la salud provenientes de Italia, Holanda, Alemania y Dinamarca han expuesto sus últimas investigaciones en relación a la ingesta moderada de cerveza. De esta forma, han señalado cómo se relaciona esta bebida y qué adherencia tiene a la Dieta Mediterránea, así como los efectos de su consumo moderado y diario sobre la morbilidad y sobre las enfermedades coronarias debido a que puede mejorar los niveles de colesterol total en sangre, o la importancia que tiene la fibra contenida en los granos de cebada con la que se realiza.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter/newsletter-todos/newsletter-no-46″ ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2015/02/newsletter_46.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]