Un estudio concluye que los consumidores moderados de cerveza podrían acercarse más a las recomendaciones nutricionales de los expertos

Newsletter nº 47

al día
Marzo 2014

[divider]
news47_int1Esta es una de las conclusiones del estudio “Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricionalde la dieta y tipo de hábitos alimentarios”, dirigido por los Dres. Rosa M. Ortega Anta, Catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, y Lluís Serra-Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Presidente de la Academia Española de Nutrición.

La investigación ha analizado los hábitos alimentarios de un grupo de adultos sanos de entre 18 y 50 años de edad atendiendo especialmente a la incidencia de la ingesta moderada de cerveza en la calidad nutricional de la dieta de los sujetos, y ha señalado que quienes consumieron cerveza de forma moderada y habitual presentaron mejores hábitos alimentarios que quienes no lo hicieron.

En el caso de las mujeres, aquellas que incluían una ingesta moderada y habitual de cerveza en su dieta consumían, a su vez, una mayor cantidad de frutas y verduras y presentaban una mayor ingesta de vitamina A, folatos, pridoxina, magnesio y yodo. Esto se debe tanto a la propia composición de la cerveza, rica en este tipo de compuestos, como al seguimiento de unos hábitos alimentarios más correctos.

Además, respecto a la masa corporal, los consumidores moderados y habituales de cerveza tenían una composición corporal más adecuada que los no consumidores, si bien esta característica era especialmente significativa en el caso de los varones. Y es que, según apuntan los autores, “el aporte calórico de la cerveza es muy inferior al de otras bebidas con contenido alcohólico, ya que una caña de 200mL. aporta 84 kcal. El consumo de una cerveza diaria supone un porcentaje muy pequeño de la ingesta calórica diaria recomendada, que es de unas 2.000 kcal aproximadamente para las mujeres y 2.500 para los hombres”.

Según apuntan los autores: “el aporte calórico de la cerveza es muy inferior al de otras bebidas con contenido alcohólico, ya que una caña de 200 ml. aporta 84 kcal.”

Asimismo, en el estudio se han tratado otras temáticas como la relación entre el consumo moderado de alcohol y el riesgo de desarrollar enfermedades de tipo cardiovascular, algo que depende, en parte, del patrón alimentario, donde está incluida la bebida. En este sentido, la cerveza es una bebida con bajo contenido alcohólico que, además, contiene otros componentes nutricionales como hidratos de carbono, fibra soluble, vitaminas, minerales y polifenoles. Todo ello le confieren propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e incluso reguladoras del metabolismo lipídico del organismo.

Por otra parte, el estudio recoge que las mujeres consumidoras moderadas de cerveza presentaron niveles superiores de vitamina D en sangre y mayor capacidad antioxidante que las que declararon consumos inferiores.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter/newsletter-todos/newsletter-no-47″ ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2015/03/newsletter_47.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]