Los efectos antioxidantes y antiinflamatorios de la cerveza pueden mejorar la salud cardiovascular

aldia_48

JUNIO 2015

[divider]

Según el estudio “Bases científicas de los efectos beneficiosos del consumo moderado de cerveza en el sistema cardiovascular”

news_int1basesEl Dr. Ramón Estruch, Consultor Senior del Hospital Clínic de Barcelona, y miembro del Comité de Dirección del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición del Instituto de Salud Carlos III, ha dirigido la última investigación científica sobre la relación del consumo moderado de cerveza y la salud cardiovascular. Se trata del estudio “Bases científicas de los efectos beneficiosos del consumo moderado de cerveza en el sistema cardiovascular”, que concluye que la cerveza, siempre dentro de un patrón de consumo moderado y en las principales comidas, podría ejercer un efecto protector en la aparición y progresión de la aterosclerosis, así como sobre distintos factores de riesgo cardiovascular, especialmente en la población con riesgo cardiovascular moderado-alto.

La investigación estudió a un colectivo de pacientes con elevado riesgo cardiovascular de entre 55 y 80 años de edad, a los que se les suministró durante 28 días una bebida destilada sin polifenoles, cerveza tradicional y cerveza sin alcohol, respectivamente, sin sobrepasar el consumo moderado. Se realizó un estudio prospectivo, aleatorizado, cruzado y controlado.

El consumo moderado de cerveza no altera el peso ni el índice de masa corporal, según el estudio

Tal y como explica el Dr. Estruch, “la cerveza, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol y tomada moderadamente durante las principales comidas, protege el sistema cardiovascular en mayor medida que otras bebidas con contenido alcohólico, debido a los polifenoles que contiene. Además, diversas investigaciones nacionales e internaciones atribuyen a los componentes no alcohólicos de la cerveza beneficios en la salud por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias”.

Por otra parte, la composición corporal no se vio afectada tras el consumo moderado de cerveza. Así, el peso, el índice de masa corporal o la relación cintura-cadera no se alteró tras la ingesta moderada de cerveza, desmontando así el mito de la “barriga cervecera”. “Hay que tener en cuenta que la cerveza es un alimento, ya que además de alcohol, contiene una mezcla compleja de nutrientes y sustancias bioactivas como carbohidratos, aminoácidos, minerales, vitaminas y polifenoles”, matiza el Dr. Ramón Estruch.

Por este motivo, aquellas personas que consumen cerveza con moderación y en el marco de una dieta equilibrada, podrían seguir haciéndolo siempre que no superen las dosis recomendadas. El estudio del Dr. Estruch ha sido publicado en las revistas internacionales Atherosclerosis y Nutrition Metabolism and Cardiovascular Disease.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter-no-48/” ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2015/06/Newsletter_CICS_48_bj.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]