El consumo moderado de cerveza puede ser parte de una dieta sana y una vida activa

Diciembre de 2015

[divider]

Según el documento de posicionamiento de SEMERGEN “¿El consumo moderado de cerveza podría incluirse dentro de una alimentación saludable?”

El consumo moderado de cerveza podría incluirse dentro de una alimentación saludable, dado que esta bebida aporta nutrientes y compuestos bioactivos que pueden ser beneficiosos para la salud, tener un efecto protector cardiovascular y ser una fuente de antioxidantes naturales que facilitan la protección del organismo.

Esta es la principal conclusión del documento de posicionamiento de SEMERGEN “¿El consumo moderado de cerveza podría incluirse dentro de una alimentación saludable?”. En la elaboración del texto han

La cerveza aporta nutrientes y compuestos bioactivos que pueden ser beneficiosos para la salud, tener un efecto protector cardiovascular y ser una fuente de antioxidantes naturales

participado la Dra. Marisa López Díaz-Ufano y el Dr. Vicente Pascual Fuster, ambos miembros del Grupo de Trabajo de Nutrición de SEMERGEN y la Dra. Ascensión Marcos, directora del Grupo de Inmunonutrición del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Tal y como explica la Dra. Mª Luisa López Díaz-Ufanola cerveza presenta, entre sus componentes, múltiples compuestos bioactivos, procedentes de los productos naturales que se utilizan para su elaboración, de ahí su gran capacidad antioxidante”.

Efectos beneficiosos para la salud y baja aportación calórica

news50_int1La cerveza es una bebida fermentada de baja graduación (entre un 4-5’5%), de reducido contenido calórico y elaborada a partir de ingredientes naturales (cebada, lúpulo y un 90% de agua). Debido a estos componentes, la cerveza contiene vitaminas, polifenoles (antioxidantes), fibra, minerales e hidratos de carbono que hacen que su consumo moderado se englobe dentro de la Dieta Mediterránea. Por este motivo, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable (referente en materia nutricional que integra todos los alimentos propios de nuestra dieta) el consumo opcional y moderado de cerveza

Y no sólo podría estar incluida en la pirámide, sino que, además, este tipo de bebida fermentada no incrementa el índice de masa corporal. En este sentido, la Profa. Dra. Ascensión Marcos, coordinadora del documento, indica que “la aportación calórica de la cerveza es de sólo 45 kcal/100 ml en el caso de la cerveza tradicional y 17 kcal/100 ml en la cerveza sin alcohol; y su consumo moderado dentro de un patrón de alimentación saludable no afecta al peso ni a la composición corporal, por lo que no es culpable, por si misma, de la obesidad abdominal
Además, según estudios científicos, el consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza, podría estar asociado con un aumento de la densidad mineral ósea en hombres y mujeres postmenopáusicas, lo que puede verse favorecido por su contenido en silicio, mineral clave para la formación del hueso y que también es importante para la formación del tejido conectivo, incluyendo piel, pelo, arterias y uñas.

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/newsletter-no-50/” ]Volver[/button][button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2015/12/CERVEZA_50.pdf” target=”blank” ]Descargar[/button]