Newsletter nº 62

 
 
 
 
 
Diciembre 2018 

El Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) es una entidad de carácter científico, que promueve la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud, en colaboración con diferentes universidades y centros de investigación.
En todo momento, desde el Centro de Información Cerveza y Salud se recuerda que el consumo de cerveza debe ser siempre moderado, responsable y por adultos sanos.

La alimentación, la práctica de ejercicio físico, la importancia de la hidratación en el rendimiento deportivo y las relaciones sociales como parte de un estilo de vida activo han sido los principales temas que se han abordado durante las Jornadas de Nutrición y Estilo de Vida organizadas conjuntamente por el Comité Olímpico Internacional y el Centro de Información Cerveza y Salud a lo largo de este año. A lo largo de 2018 se han celebrado seis encuentros que han tenido como escenario Facultades de Ciencias del Deporte de diversas universidades como Sevilla, Valencia, Navarra, Alicante, Córdoba y Las Palmas de Gran Canaria.

La actividad ha contado con la participación de expertos en la materia, como el Dr. Jesús Bernardo, médico nutriólogo especialista en nutrición deportiva y miembro de la Comisión de Nutrición y Hábitos del COE, el Prof. Manuel Castillo, catedrático de Fisiología Médica en la Universidad de Granada especializado en fisiología del ejercicio y la nutrición deportiva, y el Dr. Juan Antonio Corbalán, médico y director de la Unidad de Medicina y Ciencias de la Actividad Física (MyCAF) de Vithas Internacional.

La alimentación influye directamente en el rendimiento del deportista, por eso las personas que practican ejercicio de manera profesional o amateur deben contar con una estrategia nutricional. Según el Dr. Bernardo, “los deportistas deben sincronizar nutrición y entrenamiento para mejorar sus resultados”. Por su parte, el Dr Corbalán anima a seguir una vida activa en la que tenga cabida “una alimentación equilibrada, el deporte y las aficiones”.

Estrategias saludables

Una de las estrategias recomendadas por el Dr. Bernardo ha sido planificar la alimentación previa a la competición. Los días anteriores recomienda tomar hidratos de carbono que aporten la cantidad óptima de glucógeno y aumenten la capacidad de resistencia, y ha aconsejado evitar comidas ricas en proteínas o grasas porque requieren más energía para digerirlas y dificultan el vaciado gástrico. Para los aficionados que practican deporte semanalmente ha sugerido tomar alimentos ricos en hidratos.

Sin embargo, el Dr. Bernardo recuerda que la importancia reside en “ordenar la ingesta de alimentos y no restringirlos, por lo que, si los hidratos de carbono son recomendables antes de practicar deporte para aumentar la resistencia, bebidas con alto contenido en agua y bajo contenido alcohólico como la cerveza tienen cabida tras el ejercicio para recuperarse del esfuerzo realizado”. Los ponentes de estas jornadas han coincidido en la importancia que tiene una adecuada recuperación de las pérdidas que se hayan producido durante el ejercicio. Entre ellas destaca el agua y las sales minerales que se pueden perder por el sudor en cantidades importantes. En este sentido, el Prof. Castillo, subraya la necesidad de “recuperar esas pérdidas por el efecto de reposición que tiene y porque determina una correcta regeneración de las estructuras dañadas, lo que mejora el rendimiento y previene lesiones”.

Además del agua, a raíz de las conclusiones del estudio Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas1, el Dr. Castillo explica que “la cerveza, tan habitualmente consumida, podría ser una opción para reponer las pérdida hidro-minerales que se producen con el sudor y facilitar la recuperación gracias a las características organolépticas y los sustratos metabólicos que aporta esta bebida como son los antioxidantes, vitaminas del grupo B y aminoácidos”.

Por tanto, el consumo moderado de cerveza (entre una y dos cañas al día para las mujeres y entre dos y tres para los hombres) podría favorecer la rehidratación sin afectar al rendimiento deportivo.

1 Jiménez Pavón D. Cervantes M. Castillo M.J. Romeo J. Marcos A. “Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas”. Centro de Información Cerveza y Salud. Estudio 17. Febrero 2009

La Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO) en colaboración con el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) ha culminado la presentación y divulgación de la guía ‘Vida activa, nutrición y salud ósea’, cuyo principal objetivo es informar de cómo a través de unas pautas de alimentación saludables acompañadas de ejercicio físico se podría ayudar a prevenir las patologías de tipo óseo. Así, durante 2018 se ha realizado una campaña para su difusión por varias ciudades españolas, como Salamanca, Ciudad Real, Alicante o Bilbao divulgando información e invitando a los asistentes a participar en un taller de actividad física y nutrición para aprender a cuidar sus huesos.

Aspectos centrales de la campaña

La alimentación y el ejercicio físico son los aspectos centrales de la campaña ya que, aunque hay factores de riesgo que no pueden ser modificados como la edad o el sexo, practicar ejercicio diario y llevar hábitos de nutrición saludables son la clave para gozar de un buen estado de salud. El doctor Manuel Díaz Curiel, médico especialista en Enfermedades Metabólicas Óseas, ha sido uno de los responsables de la campaña.

“Practicar ejercicio diario y llevar hábitos de nutrición saludables son la clave para gozar de un buen estado de salud”

Las personas de edad avanzada son las más vulnerables a sufrir problemas de osteoporosis. Por ello, indica, “deben conocer y evitar los hábitos que efectivamente propician la aparición de enfermedades óseas, ya que algunos de ellos son totalmente modificables por nosotros mismos, como es el hecho de seguir una dieta equilibrada o realizar ejercicio suave que nos permita mantener una vida activa”.

Evitar el sedentarismo y realizar ejercicio suave, continuado y a diario son recomendaciones que se incluyen en la guía para prevenir las patologías óseas que ya afectan a más de tres millones de personas en España, la mayoria mujeres. Y es que “llevar una vida activa y practicar ejercicio de manera habitual estimula la formación del tejido óseo y potencia la musculatura. Realizar sesiones regulares de al menos 30 minutos fortalece los huesos y el bienestar de las personas que padecen este tipo de enfermedades” explica el Doctor en Fisioterapia, Pablo Olabe.

Consumo de bebidas fermentadas

“Realizar sesiones regulares de al menos 30 minutos fortalece los huesos y el bienestar de las personas que padecen este tipo de enfermedades”

La alimentación saludable también podría incluir el consumo de bebidas fermentadas como la cerveza, siempre y cuando sea un consumo moderado (1 ó 2 cañas al día para las mujeres y entre 2 y 3 para los hombres), ya que se trata de una bebida elaborada a partir de ingredientes naturales y de bajo contenido alcohólico. Esta bebida “contiene ingredientes como el silicio, un elemento que parece estar vinculado a una mejoría de la densidad ósea y evita la pérdida del hueso, o los fitoestrógenos, asociados a la mejora de los síntomas de la menopausia y la prevención de la osteoporosis”, aporta el doctor Jesús Román, profesor de Nutrición y Dietética y miembro del Comité Científico del CICS. De hecho, añade, “un consumo moderado de cerveza, dos cañas diarias, aportan 15 mg de silicio, lo que representa la mitad de la ingesta diaria recomendada de este
mineral”.

Fuente importante de silicio

“La alimentación saludable también incluiría el consumo de bebidas fermentadas como la cerveza, siempre y cuando sea una ingesta moderada”

Del mismo modo, el estudio1 “Silicon in beer and brewing” realizado por investigadores del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de California, sugiere que la cerveza podría ser una fuente importante de silicio para la dieta. Además, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud estadounidense2 (NIH), el silicio dietético puede ser importante para el crecimiento y desarrollo del hueso y del tejido conectivo. Los antioxidantes naturales contenidos en la cerveza, como los polifenoles y flavonoides, podrían favorecer la salud ósea además de frenar el proceso oxidativo del cuerpo. Otras investigaciones3 apuntan a que el consumo moderado de esta bebida fermentada podría tener efectos positivos sobre el metabolismo y la masa ósea.

El consumo moderado de bebidas fermentadas se ha relacionado con ciertas propiedades beneficiosas para la salud en comparación con situaciones de abstinencia o consumo excesivo. Así se desprende del articulo ‘Efectos del consumo moderado de cerveza en la salud’, liderado por la Dra. Ascensión Marcos, del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN-CSIC) y que ha sido publicado en el último número extraordinario de la revista Nutrición Hospitalaria1. El documento hace un repaso por los posibles beneficios de la cerveza en la salud en las áreas cardiovascular, ósea y en la microbiota intestinal. En concreto, los componentes de esta bebida fermentada implicados en esta mejoría serían los compuestos fenólicos y el alcohol. Así, el consumo moderado de cerveza (una cerveza de 330 ml al día para las mujeres y entre 1 y 2 para los hombres) además de relacionarse con una mayor densidad ósea, podría presentar beneficios a nivel inmunológico, debido a que dichos polifenoles podrían ejercer propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Microbiota intestinal

De estas tres áreas concretas, “cabe destacar el interés por el estudio de la microbiota intestinal ya que los últimos estudios disponibles sugieren cambios en la composición de grupos bacterianos tras el consumo de bebidas fermentadas, atribuido a la acción de los compuestos fenólicos en el intestino”. Los polifenoles son ingeridos con la dieta y forman parte de los metabolitos no absorbibles, por lo que llegan casi en su totalidad sin haber sido transformados al intestino grueso, donde entrarán en contacto con la microbiota intestinal. Ésta transformará los polifenoles de la dieta en metabolitos de menor peso molecular dotándoles de su poder bioactivo. Diversos estudios sugieren que los polifenoles podrían modificar la composición de la flora o microbiota intestinal favoreciendo por tanto el crecimiento de algunas bacterias beneficiosas e impidiendo la proliferación de otras perjudiciales2.

En el área cardiovascular, el consumo moderado y bajo de alcohol ha sido relacionado con una reducción de la mortalidad y morbilidad por esta causa. El posible efecto protector en la salud cardiovascular relacionado con el consumo moderado de cerveza se debe de nuevo a los polifenoles y al etanol. Por un lado, los primeros se asocian a niveles reducidos de las moléculas de adhesión en los leucocitos y biomarcadores inflamatorios de plasma, así como a la disminución del número de células progenitoras endoteliales circulantes. Por otro, el contenido de etanol se ha vinculado a un mejor perfil lipídico y a la reducción de biomarcadores relacionados con la ateroesclerosis. No obstante, es importante enfatizar, concluyen los autores, que “el consumo moderado de cerveza podría estar incluido en un estilo de vida adecuado para evitar un
posible riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles, cada vez más frecuentes durante las últimas tres décadas”.

La Rioja

“Sabrosas, riojanas y saludables”

La Fundación Española de Nutrición, junto con el chef Ramón Piñeiro de La Cocina de Ramón y el CICS, presentaron en noviembre la Guía Menús Saludables de La Rioja. La publicación forma parte de una serie de guías que comprenden menús semanales basados en la Dieta Mediterránea, valorados por expertos en nutrición y armonizados con cervezas.


Yodona

Un estudio apunta que la cerveza no provocaría gases

“El estudio realizado por el profesor Enrique Rey Díaz- Rubio, jefe del Servicio del aparato digestivo del Hospital Cínica San Carlos, sobre la ‘Influencia de la ingesta de cerveza sobre la fisiología gastroesofágica y síntomas digestivos postprandiales’ llega a la conclusión de que el consumo moderado de cerveza no provoca más gases, ni más reflujo gástrico, ni más acidez en el estómago, por lo tanto, desmiente el mito de que la cerveza produce gases.


ABC Sevilla

Nutrición y estilo de vida del deportista, a debate en la universidad

“El Centro de Estudios Olímpicos de la Universidad de Sevilla acogió la jornada de “Nutrición y Estilo de Vida del Deportista” en el salón de actos de la Facultad de Ciencias del Trabajo. A la actividad asistieron cerca de 100 personas interesadas en la información relativa a cómo mejorar de los hábitos alimenticios y conseguir un estilo de vida más saludable, entre ellos estudiantes, profesores e interesados de varias facultades. En la última parte de la actividad se realizó el habitual recorrido saludable por la facultad y el cierre de la actividad estuvo acompañado de un coctel maridado con cerveza donde los asistentes comentaron sus dudas con los ponentes. ”.