El consumo moderado de cerveza podría tener un efecto positivo sobre la salud ósea

NOTAS DE PRENSA

[divider]
Según la revisión bibliográfica “Acción de la cerveza sobre el hueso” presentada hoy en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba

El consumo moderado de cerveza podría tener un efecto positivo sobre la salud ósea

  • Investigaciones nacionales e internacionales relacionan la ingesta moderada de cerveza con una mayor masa ósea
  • Este efecto puede ser debido a los polifenoles y flavonoides que existen en  la cerveza o a su alto contenido en silicio
  • Según el estudio “Beer and obesity: a cross-sectional study”, publicado en la prestigiosa revista European Journal of Clinical Nutrition, no existe una relación entre el consumo moderado de cerveza y el índice de masa corporal (IMC) realizado por el Dr. Manuel Díaz Curiel, de la Unidad de Enfermedades Metabólicas Óseas de la Fundación Jiménez Díaz y el Dr. Antonio Torrijos Eslava, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario La Paz

Córdoba, 18 de enero de 2013.- Diversos compuestos presentes en la cerveza, como los polifenoles (antioxidantes naturales) y el silicio, podrían ser beneficiosos en la salud ósea y contribuir a la regeneración del hueso. Esta es una de las conclusiones de la revisión bibliográfica “Acción de la cerveza sobre el hueso”, dirigida por el Dr. Manuel Díaz Curiel, de la Unidad de Enfermedades Metabólicas Óseas de la Fundación Jiménez Díaz y el Dr. Antonio Torrijos Eslava, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario La Paz, y publicada en la revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral, de la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM). El estudio se ha presentado hoy en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba.

La investigación ha analizado las evidencias científicas que recoge la bibliografía científica en torno a la relación del consumo moderado de cerveza con la salud ósea. “Aunque se ha demostrado que el exceso de alcohol es un factor importante de riesgo de osteoporosis, el consumo moderado de cerveza parece tener efectos beneficiosos en el hueso. En esta revisión se pone de manifiesto la evidencia científica sobre el posible efecto beneficioso de la cerveza en el metabolismo óseo relatándose que los polifenoles, los flavonoides, el lignano y el silicio presentes en la cerveza, actúan de forma positiva en el metabolismo óseo y masa ósea”, ha indicado el Dr. Manuel Díaz Curiel.

Según el estudio Effect of beer drinking on ultrasound bone mass in women[1], de la Universidad de Extremadura y publicado en la revista Nutrition, la ingesta moderada de cerveza puede tener un efecto positivo en la masa ósea de mujeres post menopáusicas como variable independiente. La investigación analizó la masa ósea media por ultrasonidos en la falange en un grupo de más de 1000 mujeres sanas en fase premenopáusica, postmenopáusica y menopáusica. Así, además de mostrar una reducción en la densidad ósea en el grupo de mujeres que no tomaban cerveza comparado con el grupo que sí lo hacía, independientemente de la edad y estado hormonal, cotejando los resultados de las mujeres que tomaban cerveza o vino, se percibió un cambio positivo en la masa ósea de las que bebían cerveza.

Asimismo, según el estudio Beer and obesity: a cross-sectional study[2], publicado en European Journal of Clinical Nutrition, cuando se ajusta el IMC de los consumidores moderados de cerveza con otros factores de riesgo, se ha observado que es improbable que la ingesta de cerveza se relacione con el índice de masa corporal.

El silicio contenido en la cerveza, aliado contra la osteoporosis

“El silicio parece ser el componente más favorable para la formación ósea. Según numerosos estudios, tanto experimentales como en humanos, una ingesta de silicio produce un efecto positivo en la masa ósea”, ha comentado el Dr. Díaz Curiel. Así, un estudio[3] diseñado por la Unidad de Investigación en Endocrinología de la Clínica Mayo en Minnesota (EEUU) constata que el silicio aumenta la proliferación osteoblástica (formación del hueso), la síntesis del componente extracelulara del hueso, asi como la actividad de marcadores propios de las celulas que forman el hueso como la fosfatasa alcalina y la  osteocalcina.

Por su parte, un proyecto desarrollado por el Hospital St Thomas de Londres[4] concluye que la ingesta dietética de silicio está asociada positivamente con la densidad de la mása ósea a nivel de cadera en los hombres y en las mujeres premenopáusicas, y establece una asociación significativa a nivel de columna lumbar en los hombres.

“La ingesta de silicio oscila en la mayoría de los países occidentales entre 20-50 mg al día, por lo que según el contenido medio de silicio en la cerveza de 30 mg por litro, el consumo de dos cervezas al día posibilita la ingesta de 15 mg de este nutriente”, ha apuntado el Dr. Díaz Curiel. Además, según una investigación[5] publicada en British Journal Nutrition, las mayores concentraciones de silicio en los alimentos se encuentran en los cereales y, entre las bebidas, en la cerveza.  

Otro de los mecanismos relacionados con el efecto beneficioso de la ingesta moderada de cerveza en la salud ósea puede ser su contenido en fitoestrógenos. De hecho, un estudio[6] publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry, analizó la cantidad de fitoestrógenos en varios alimentos y se observó que la cerveza era el alimento que más fitoestrógeno contenía, alrededor de 71 ug/100 g.

Propiedades nutricionales de la cerveza 

La cerveza es una bebida fermentada, de baja graduación alcohólica (4 o 5 grados), elaborada a partir de ingredientes naturales -agua, cebada malteada y lúpulo-, de bajo contenido calórico (66 kcal/200 ml) y aporta al organismo diversos nutrientes como vitaminas del grupo B (especialmente ácido fólico) y minerales (potasio, fósforo y magnesio).

El consumo moderado de cerveza también puede incrementar la ingesta de polifenoles, como el xanthohumol que, como antioxidante natural, participa en la protección contra enfermedades cardiovasculares y en la reducción de los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento del organismo.

Actualmente, existen numerosas investigaciones que relacionan el consumo moderado de cerveza, siempre por adultos sanos, con la mejora de la salud cardiovascular, la salud ósea o la mejora del sistema inmune, preferiblemente cuando se consume en compañía de alimentos y en el marco de una alimentación sana y equilibrada, como es el caso de la Dieta Mediterránea.

Consumo moderado de cerveza 

El consumo moderado de bebidas fermentadas (un máximo de 3 cañas, en el caso de la cerveza, para los hombres y 2 para las mujeres) puede formar parte de una alimentación saludable como la Dieta Mediterránea actual, por las propiedades que les confieren su baja graduación y las materias primas con las que están elaboradas.

Por este motivo, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable –principal referencia en materia nutricional de nuestro país- las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava o sidra) de forma opcional y moderada.

No hay que olvidar, sin embargo, que los efectos beneficiosos de estas bebidas se observan únicamente cuando el consumo es moderado y responsable por parte de adultos sanos en el marco de una alimentación sana y equilibrada. Si se está tomando fármacos, si se va a conducir o en el caso de las mujeres embarazadas, el consumo de alcohol debe ser nulo.

Centro de Información Cerveza y Salud

Desde su fundación en 1998, el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS), entidad de carácter científico que promueve la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud, ha querido dar respuesta a la demanda informativa existente en nuestro país en torno a esta bebida apoyando todas aquellas iniciativas relacionadas con su investigación y proporcionando a los profesionales sanitarios y la sociedad información objetiva y contrastada, bajo la supervisión de los profesionales de la medicina, la dietética y la nutrición que conforman el Comité Científico de esta entidad.

 

Para más información:
91 384 67 54/34 – 609 729 614 / 609 46 43 45
info@cervezaysalud.com

[1] Pedrera-Zamorano JD, Lavado-Garcia JM, Roncero-Martin JF, Rodriguez-Dominguez T, Canal-Macias ML. Effect of beer drinking on ultrasound bone mass in women. Nutrition 2009; 25:1057-63.

[2] Bobak M, Skodova Z, Marmot M. Beer and obesity: a cross-sectional study. Eur J Clin Nutr 2003,57:1250-3.

[3] Keeting PE, Oursler MJ, Wiegand KE, Bonde SK, SpelsbergTV, Riggs BL. Zeolite A increases proliferation, differentiation and transforming growth factor B production in normal adult human osteoblast-like cells in vitro J Bone Miner Res 1992;7:1281-9.

[4] Jugdaohsingh R, Tucker KL, Qiao N, Cupples LA, Kiel DP,  Powell JJ. Dietary silicon intake is positively associated with bone mineral density in men and premenopausal women of the Framingham Offspring cohort. J Bone Miner Res 2004;19:297-307.

[5] Powell JJ, McNaughton SA, Jugdaohsingh R, Anderson SH, Dear J, Khot F, et al.  A provisional database for the silicon content of foods in the United Kingdom. Br J Nutr 2005;94:804-12.

[6] Kuhnle GG, Dell´Aquila C, Aspinall SM, Runswick SA, Mulligan AA, Bingham SA. Phytoestrogen content of beverages, nuts, seeds and oils.  J Agric Food Chem 2008,56:7311-5.

[divider]

[button color=”green” size=”small” link=”http://www.cervezaysalud.es/notas-de-prensa-historico/” ]Volver[/button]